jueves, 20 de enero de 2011

Recoveco para la poesía

¡Déjalo!No destruyas su esperanzade aventura;no le cuentes de tus dudasy fracasos;no le hables de tus penasy amarguras...¡Déjalo!Él comienza el senderode su vida;él sabrá de sus gozos y pesaresy del lento amanecerde la fatiga...¡Déjalo!Tú no puedes ya trazarsu propia senda,porque tiene que ser él el que comprendaque los sueños...se convierten en cenizas si despiertas.¡Déjalo!Aunque duela su