domingo, 5 de diciembre de 2010

First Signal "First Signal"



¿Algún nostálgico de Harem Scarem entre los presentes? ¡Enhorabuena! First Signal, el nuevo proyecto del vocalista Harry Hess, llega para llenar el vacío dejado por Harem Scarem, ofreciendo un Hard Rock que sigue fielmente la línea marcada por el malogrado combinado canadiense.

Harem Scarem se despidieron en 2008 con un buen disco que salió al mercado con el nombre “Hope”. Quizás anunciaba la esperanza de nuevos horizontes, de nuevos caminos, de nuevos grupos y sonidos. Sin lugar a dudas “First Signal” es un nuevo grupo (solo Harry Hess y Darren Smith fueron miembros de Harem Scarem), pero a pesar de contar con un sorprendente elenco de músicos encargados de la composición de este disco y pese a que Harry apenas ha tenido mano en la formación de estas canciones, el resultado sonoro de First Signal recuerda mucho al sonido que Harem Scarem ofrecieron en su primera etapa. La retirada del grupo canadiense fue un jarro de agua fría para muchos fans del género y este disco es justo lo que hacía falta para reflotar las esperanzas perdidas.

Cortes como “First Signal”, “Feels Like Love This Time” o “Into The Night” nos ofrecen una dosis muy bien recibida de Hard Rock Melódico del primer nivel, tal y como cabría esperar del elenco de músicos de primer nivel que participan tanto en su interpretación como en la labor compositiva, y de un sello tan dedicado al género como es Frontiers Records. No hay mucho más que añadir sobre este lanzamiento: todo el mundo conoce el sonido de Harem Scarem y este lanzamiento lo reproduce de forma fiel y nos permite disfrutar, una vez más, de la característica voz de Harry Hess. El álbum se muestra como una apuesta sólida en la que el feeling prima sobre la innovación o el virtuosismo, facilitando la labor interpretativa del grupo.

Un disco que me ha convencido, por fin con Harry Hess poniendo su magnífica e inconfundible voz al servicio de unas buenas composiciones y una no menos buena producción, dando como resultado en mi opinión lo mejorcito grabado por el canadiense en muchos años. Se trata, a todas luces, de un disco que complacerá las expectativas de todos los fans del género y especialmente de los que fueron seguidores de Harem Scarem. Merece la pena darle una oportunidad. Muy recomendable.