viernes, 2 de julio de 2010

Monoaural, nuevo disco y la importancia de las canciones

02-07-2010 / La banda presenta su CD homónimo en 18 y 71 a las 21, en el galpon de encomiendas

"Básicamente es la madurez de la banda lo que diferencia este nuevo disco Monoaural respecto de la primera producción musical que hemos hecho que se llamó Superfluo", comenzó su charla con Diagonales Leticia Carelli, principal gestora de este proyecto musical que de a poco se instala en la ciudad de La Plata.

Desde su formación en el 2007, la banda Monoaural ha ido acaparando distintos escenarios y afianzándose musicalmente, hoy ya cuenta con dos discos. El último saldrá al mercado esta misma noche cuando sus integrantes lleguen al escenario del Galpón de Encomiendas y equipajes (18 y 71) a las 21 a presentarlo de manera oficial.
Compuesto por las hermanas Carelli (Leticia y Celina) se suman a esta formación Joaquín Saez y Cristian Buzeki para compartir la singularidad armónica de sus voces, la solidez rítmica y la sutileza de sus guitarras.

"Además de la consolidación de la banda, Monoaural se diferencia de Superfluo en que hay un aporte de un diseñador creativo. No hay tanta diversidad de canciones respecto al primer disco, ya que los temas son siempre desde lo cotidiano y con tintes poéticos.

Si tuviéramos que definirnos dentro de un género musical- continuó Leticia Carelli- creo que nos podríamos circunscribir en el rock pop, con canciones con formato de rock, que se diferencian bastante por las tres voces".

–¿Cómo conformaron la banda?

–Con Celina somos hermanas y siempre tocamos desde chicas. Y con los demás nos conocimos en la escuela de música, nos hicimos amigos y ellos me incentivaron a tocar los temas. Yo no era que siempre había compuesto temas, sino que a medida que fui tocando en la banda fui componiendo las canciones que hoy forman parte de toda la producción musical de Monoaural.

–¿Cómo recibieron la respuesta de la gente?

–La gente se prendió a este desafío nuestro. Eso nos hace caer que estamos haciendo algo aparentemente re groso. Por lo menos eso es lo que nos parece a la hora de hacerlo, después las repercusiones las vamos a ver. Después en principio, va creciendo la ansiedad y la cercanía a plasmar este trabajo que venimos haciendo casi sin darnos cuenta pero cuando somos tantos y cada vez más, eso es lo que hace grande a lo que hacemos.

–Hasta ahora, las que han realizado son producciones independientes, ¿qué implica esto?

–A nivel económico es la primera vez que nos damos cuenta de lo que estamos haciendo porque sacamos un crédito justamente para esto. Así que, por eso, la presentación es formal, porque tiene otro sentido. Nosotros caímos en la cuenta de que se hacen las cosas diferentes y tiene otro precio. El otro disco es más rústico, diferente. Grabamos cien, pocos ejemplares. En cambio este lo grabamos en un estudio de Capital lo que implicó otro tipo de trabajo previo.

El hecho de haber sacado un crédito para llevar adelante este proyecto no implica otra responsabilidad, en ese sentido somos bastante inconcientes y relejados porque no nos damos mucha cuenta de lo que estamos haciendo. Siempre pensamos que íbamos a pedir prestada la plata y bueno, el banco nos prestó para llevar adelante esto. Pero no tenemos una proyección demasiado ambiciosa sino que vamos viendo cómo las cosas se suceden.

Fuente: Diagonales