viernes, 2 de julio de 2010

Distinguieron al escritor Osvaldo Bayer como Maestro de la Cultura y la Educación

Ayer en el ex normal 1

02-07-2010 / El también periodista recibió la mención Almafuerte por su “destacada trayectoria”

Osvaldo Bayer ingresó al salón de actos de la ex Escuela Normal Nº 1 y todos los presentes se pusieron de pie para recibir calurosamente con un aplauso a este "escritor, historiador, periodista, investigador, guionista cinematográfico y docente" –tal cual lo presentó el locutor– que caminó por el pasillo acompañado del Director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Mario Oporto.

El motivo de la presencia de esta importante figura nacional fue la entrega de la Distinción Honorífica Almafuerte a los Maestros de la Cultura y la Educación, que se otorgó por primera vez y el elegido fue Bayer debido a su destacada trayectoria. La ceremonia se realizó ayer por la tarde y luego de la lectura de unas líneas en referencia a la vida y obra del homenajeado, se proyectó parte de la producción audiovisual La vuelta de Osvaldo Bayer, que fue rodada en la Patagonia en noviembre de 2006 y proyectada en febrero de 2007 en Canal 7.

Tras otra escena de aplausos de pie, el locutor mencionó que a través de la Resolución 1886 la cartera educativa de la Provincia "instituye esta Distinción Honorífica para destacar la labor de aquellos hombres y mujeres, grupos u organizaciones quienes, a través de sus actos, proyectos y obras, contribuyen a forjar un pensamiento nacional y latinoamericano y a consolidar una calidad de vida democrática para el conjunto de la comunidad, ayudando a desarrollar sujetos críticos y creativos, entender el mundo contemporáneo, el arte, los derechos humanos, la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura, en general".

El encargado de entregarle el correspondiente diploma y la medalla a Osvaldo Bayer fue Mario Oporto, quien se manifestó "muy contento" por la ocasión y explicó que tanto el gobierno de la provincia como la Dirección General de Cultura y Educación decidieron "establecer a partir de este año un premio, un reconocimiento a los maestros de la cultura y la educación. A los maestros en el sentido más amplio del término, aquellos que con su obra histórica, literaria, artística, cultural, deportiva, han enriquecido la cultura nacional y por lo tanto a la escuela bonaerense". Y aclaró que el galardón lleva el nombre de Pedro Bonifacio Palacios, más conocido como Almafuerte, "un maestro nacido en San Justo, que vivió muchos años en La Plata y, además, fue un maestro en su poesía y sus ideas de libertad. Y es con este espíritu de Almafuerte que queremos hacer esta distinción."

Osvaldo Bayer, la primera figura distinguida con este galardón, fue señalado por Oporto como un "amigo y compatriota que ha sido durante toda su vida un constructor de cultura". El funcionario no quiso repetir los dichos del locutor acerca de la destacada obra del homenajeado, pero sí precisó que gracias a Bayer hemos conocido en detalle los acontecimientos de las luchas sociales en la Patagonia y la represión, pero también el estudio de los que fueron los vengadores. Es el historiador de los grandes anarquistas argentinos".

Y por sobre todo destacó "la calidez de su obra, porque no inició el camino frío del mundo académico sino que hizo el camino caliente del debate político, y sus debates también enriquecen a la cultura argentina al igual que sus notas periodísticas". Y agregó: "quiero resaltar sus obras, porque son un ejemplo para la educación y queremos destacar sus ideas pacifistas, libertarias y igualitarias. Es un enorme orgullo darle por primera vez el premio Almafuerte a Osvaldo Bayer".

Luego, llegaron las palabras del agasajado, que antes de brindar una conferencia acerca del Bicentenario de la Revolución de mayo –en la que leyó documentos oficiales de algunos de los protagonistas de la historia argentina– agradeció muy "emocionado" la distinción. Dijo: "nunca pensé, cuando tuve que irme al exilio durante ocho años o cuando se quemaron mis libros en los tiempos de la última dictadura militar, que me iban a entregar esto". Y se alegró de que lo llamen "docente" porque considera que "la docencia es la más admirable de las profesiones y en los docentes está guardado el futuro".

Fuente: Diagonales