viernes, 9 de julio de 2010

“Algunos dicen que son bromas ofensivas, pero lo que yo hago es humor con picardía”

Doctor Tangalanga

09-07-2010 / Presentará su clásico y divertido show de llamadas teléfónicas en el teatro Sala Ópera.

El Doctor Tangalanga volverá a la ciudad de La Plata para presentar otra función de su show de humor con sus clásicos llamados telefónicos. La cita será mañana a las 20, en el teatro Sala Ópera (58 entre 10 y 11).

“Las cosas mas inverosímiles surgen en cada conversación telefónica”, resaltó Tangalanga en una charla con Diagonales. Y confesó que le gustaría sorprender a Shakira con uno de sus llamados.

–¿Como hace para no repetirse manteniendo la esencia de su estilo?

–No se repite porque cada show tiene llamados distintos y cada llamado es distinto.

–¿Cómo es la dinámica del espectáculo?

–La gente del público me da un papelito con un número y me dice de quién es, si es un carpintero, un empresario, un tránsfuga o un soberbio, me da alguna característica de la persona y yo arranco por ahí.

–¿Qué le dice al carpintero, por ejemplo?

–Al carpintero le digo que arregló un placard en mi casa pero que quedó mal. “Cómo que quedó mal, me pregunta”. Tiene neblina, abrí la puerta y no veía nada, no encontraba la ropa. “Pero cómo neblina, no será humedad”, me insistía. No, humedad no, neblina... Las cosas mas inverosímiles surgen en cada conversación telefónica.

–¿Con qué respuestas se suele encontrar del otro lado del teléfono?

–Siempre aparece una cosa nueva. Hay veces que del otro lado responden muy poquito, son tímidos o piensan mucho lo que van a decir. Pero los que más sirven son cuando te responden con bronca, como responden muchos cuando los llaman para venderle algo. Los llamados que contestan puteando son los que más le gustan a la gente. A mí me dan el papelito y cuando llamo invento algo; si veo que el tipo reacciona, trato que no corte porque eso rinde.

–¿Cuántos llamados hace por show?

–El espectáculo dura poco más de una hora y media y hay por lo menos seis llamados, depende cómo resulten pueden ser más o menos. También cuento algún chiste. Como el jefe que el dice a la empleada si quiere ir a escuchar música a su casa. “Y si no me gusta la música”, pregunta ella. Si no te gusta te vestís y te vas, le contesta el jefe. Voy mechando los chistes con los llamados.

–¿Se prepara de alguna manera antes de cada show?

–No me preparo, porque no sé lo que me van a responder los llamados. Igual tengo tres o cuatro versitos por las dudas que haya poco llamado o que la gente conteste el teléfono.

–¿Y físicamente se prepara?

–Físicamente, nada. Me siento y hablo por teléfono.

–¿Cuál fue el llamado que más lo sorprendió?

–Cuando hablé con (Fernando) De la Rúa, saliendo en televisión. Con ese llamado quedé sorprendido, qué voy a esperar que el hombre me siguiera la conversación. Le pasé un número de teléfono larguísimo, cuando me dijo que eran muchos números le dije que había que dividirlo por dos y se quedó pensando...

–¿Con qué otro famoso le gustaría hablar?

–Quisiera llamar a Shakira. Pero es difícil.

–¿Cómo definiría su humor?

–Algunos dicen que hago un humor ofensivo, pero yo no le hago mal a nadie. Hago un humor con picardía.

Julio Victorio De Rissio, conocido popularmente por su seudónimo, Doctor Tangalanga, está próximo a cumplir 94 años.

Su carrera como humorista comenzó accidentalmente en 1964, cuando grababa bromas telefónicas para que su amigo Sixto –postrado debido a una operación– pudiera escucharlas y distraerse. Dejó de hacerlas luego de la muerte de su amigo, en 1965. Pero en 1980, convaleciente de hepatitis y dado que debía reposar gran parte del día, sus amigos lo alentaron a retomar las bromas para que se entretenga, llevándole avisos clasificados para llamar a desconocidos.

De 1989 hasta la actualidad, Tangalanga lleva vendidas más de 250 mil copias, convirtiéndose en el bromista telefónico más exitoso de todos los tiempos.

Pero él no se siente un artista: "no lo soy”, dice y sólo reconoce que hace “humor con picardía”.

Fuente: Diagonales